El valor del dinero, más allá de estar estipulado por indicadores macroeconómicos, es diferente para cada persona en función de lo que le cuesta conseguirlo. Según este enfoque, dependiendo de nuestros ingresos y el tiempo que dedicamos a conseguirlos, nuestro dinero tendrá más valor o menos.

Tiempo de lectura:  3 minutos.

Por ejemplo, cuando vamos a comprar un televisor, comparamos el precio entre los modelos disponibles. En el mejor de los casos, utilizamos como referencia el precio total. Poniéndolo peor, nos fijaremos en la cuota que quedará al financiarlo. Incluso hay tiendas que ponen más visible la cuota de la financiación que el precio de compra al contado, porque eso nos hace ver una diferencia menor e inclinarnos por la más cara porque “pagándolo poco a poco casi ni me entero”.

Además, como normalmente elegimos por comparación, es muy fácil que caigamos en el engaño de ver un modelo estratégicamente situado en la tienda para que lo tomemos como referencia y dirigirnos a la compra del que nos quieren vender.

En otro artículo hablaré de trucos que se utilizan habitualmente para incitarnos a gastar por encima de lo que realmente queremos.

En cualquier caso, lo que estamos utilizando como referencia es el precio (en dinero) que el vendedor ha establecido. Este precio responde generalmente a las referencias del mercado, pero no refleja realmente el valor del artículo (coste de fabricación + costes de transporte + intermediarios + beneficios del vendedor), y no tiene en cuenta en ningún momento al comprador.

Es ahí donde tiene sentido cambiar el enfoque y fijarnos en el coste en horas en lugar de en el precio en dinero. De esta manera, adquirimos un reflejo exacto de lo que nos va a costar esta compra, de los días que tenemos que trabajar para pagarlo.

Por ejemplo, para una persona que gana 1.500 € al mes, un televisor que cueste 1.399 € (aunque lo pague en cómodos plazos de 50€), tendrá que trabajar durante algo más de 17 días para pagarlo. Teniendo en cuenta que el mes tiene aproximadamente 22 días laborables, le costará casi un mes entero de su trabajo. ¡Estamos hablando de un 7% de nuestro trabajo todo un año!

No sé a ti, pero a mí me impacta mucho más el hecho de tener que trabajar un mes completo para ver a Messi o a Cristiano en una pantalla de 50” que el precio de 1.399. Y por supuesto, me impacta mucho más que las 28 cuotas de 50€. Igual me pienso comprarme uno de 500€ que lo pago en 7 días. ¿Y tú?

Calcula el precio de tu hora de trabajo

  • Vale, Octavio, me has convencido. Pero ¿cómo calculo cuánto vale mi hora de trabajo?

Pues te lo explico rápidamente. No se trata de hacer un cálculo concienzudo que nos pudiera valer para reclamar en un tribunal laboral o algo parecido.

Simplemente, tenemos que coger nuestros ingresos netos después de impuestos y dividirlos por las horas que trabajamos.

Te recomiendo hacerlo una vez al año tomando los datos de los últimos 12 meses.

Entonces, nos vamos a nuestras últimas 12 nóminas y sumamos los valores de “Líquido a Ingresar” o como quiera que lo llamen en la empresa en la que trabajas. Es la cantidad que realmente entra en tu cuenta en el caso de que las retenciones por IRPF sea el correcto para que luego la declaración de la renta no te salga a pagar. Si no es así, tendrás que descontar a la suma obtenida la cantidad que has pagado a Hacienda.

  • En el caso de una nómina de 1.500€ al mes, tendríamos unos 18.000 € netos anuales.

Por otro lado, deberás calcular los días laborables que tienes al año, que para las personas que trabajan de lunes a viernes será de la siguiente manera (si trabajas a turnos o tienes otras rotaciones, no te será difícil inferir el cálculo a partir de este):

  • De los 364 días de un año, 104 son sábados y domingos, además por lo general tenemos 22 días laborables de vacaciones y algunos casos 2 permisos por asuntos propios. Finalmente, España dispone de 12 días de fiesta nacionales y 2 locales.
  • Entonces, 364-104-22-2-12-2 = 222 días reales trabajados. Este dato puede variar porque los días festivos pueden caer en sábados, por lo que los podríamos estar contando 2 veces.

Si tu jornada laboral es de 40 horas semanales, trabajas 8 horas al día, lo que hacen 222 * 8 = 1.776 horas trabajadas al año.

Por último, dividimos nuestros ingresos netos anuales por el total de horas trabajadas al año y obtenemos 18.000 € / 1.776 horas = 10.14 €/hora.

Gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado, dímelo en los comentarios. Si crees que le puede ser útil a alguien, compártelo.

Otros artículos que te pueden interesar