Cancelar las deudas es el primer objetivo que debemos plantearnos a la hora de tomar las riendas de nuestras finanzas personales.

En este artículo te explico los pasos que debemos seguir para pagar las deudas de la manera más rápida, menos costosa y sin reducir nuestro nivel de vida.

Tiempo de lectura:  4 minutos.

¡No te endeudes más!

Parece obvio, ¿verdad? Pues es uno de los fallos más comunes en los que caemos cuando nos agobian las deudas. Es muy habitual que cuando nos cuesta llegar a fin de mes porque nos ahogan las deudas, cualquier imprevisto lo “solucionemos” tirando de tarjeta de crédito.

Esto solamente hará que el problema empeore, porque salimos del problema actual, pero estamos poniendo otra piedra más en el camino con la que nos tropezaremos más adelante.
Debemos hacer un plan y llevarlo a rajatabla, pero NUNCA, aumentar nuestra deuda.

Calcula tu capacidad de pago

Haz un inventario de tus gastos e identifica tus patrones de gasto. Realiza un presupuesto anual de tus finanzas personales para poder identificar qué gastos reducir sin reducir drásticamente tu calidad de vida.

Tenemos que recordar que si forzamos demasiado el recorte de gastos con la idea de pagar las deudas más rápido, estaremos olvidándonos de disfrutar la vida. En la mayoría de los casos, esto no funciona y volvemos a gastar incluso más de lo que gastábamos antes.

Es algo similar a lo que pasa con las dietas demasiado exigentes. Te hacen bajar peso de manera rápida, pero eres tan infeliz que no consigues mantenerla durante mucho tiempo y se produce el efecto rebote. Una vez que abandonas la dieta, te quieres comer todo lo que no has podido hasta entonces y engordas de nuevo, incluso más que antes de empezar la dieta.

Nuestra finalidad debería ser organizarnos la vida para ser lo más feliz posible en todo momento. En este caso, la idea sería buscar el punto de equilibrio en el que puedas disfrutar de tu vida actual, sin hipotecar tu vida futura.

Entonces, reduce tus gastos superfluos. Seguro que los hay.

Tu capacidad de pago será la suma de lo que ya estás pagando por tus deudas, más los gastos que has reducido.

Como imagino que ya estás anticipando, ahora la gracia está utilizar el dinero que estás dejando de gastar para pagar anticipadamente tus deudas. Sigue leyendo y te explico qué deudas pagar primero y cómo.

Haz una lista de tus deudas

El siguiente paso es hacer una lista de todas las deudas que tengas. En esta lista deben figurar los siguientes datos de cada una de ellas:

– Capital pendiente de amortizar (el total del dinero que debes en este momento).
– Tipo de interés.
– Cuota mensual.
– Cantidad de capital que amortizamos en cada cuota mensual.
– Número de cuotas restantes.

Toda esta información debería estar disponible en los recibos de cada préstamo o tarjeta de crédito.

Decide qué deuda pagar primero

Debemos pensar en lo que será más rentable en el largo plazo. Para ello, la regla es reducir la cantidad de intereses que vamos a pagar en total cuando hayamos acabado con nuestras deudas.

Nos enfocaremos antes que nada en las tarjetas de crédito, ya que son las deudas con mayores tipos de interés y, por tanto, las que más caras resultan de pagar generalmente.

Cuando digo de enfocarnos en una deuda específica NO SIGNIFICA QUE DEJEMOS DE PAGAR EL RESTO, sino que seguiremos pagándolas de la misma forma que hasta ahora, pero aumentaremos la cantidad que pagamos de la deuda en la que nos enfocamos.

En el caso de tener varias tarjetas de crédito, nos centraremos en terminar de pagar la que mayor tipo de interés tenga.

Mantendremos todas las demás cuotas como están y las seguiremos pagando. Ahora tomaremos la cantidad que hemos decidido que vamos a reducir de nuestros gastos y la sumaremos a la cuota de esta tarjeta de crédito.

En el caso de los préstamos, nos darán la posibilidad de reducir cuota o reducir plazo. Siempre debemos elegir reducir el plazo. Ya que tenemos el propósito de acabar con nuestras deudas lo antes posible y tenemos la capacidad de pago que hemos calculado anteriormente, la opción de reducir la cuota no tiene sentido para nosotros.

El método de la bola de nieve

Finalmente, el método de la bola de nieve consiste en, una vez terminemos de pagar una de nuestras deudas, aumentemos lo que pagamos de cuota de la siguiente deuda con la que queramos acabar.

Es decir, si acabamos de terminar la deuda de una tarjeta de crédito por la que pagábamos 200 al mes y la cuota de la siguiente deuda de la que nos queremos deshacer es de 150 al mes, aumentaremos la cuota de esta última a 350 al mes. De esta manera, reduciremos drásticamente el plazo de esta última deuda, y así la terminaremos de pagar mucho antes.

Una vez que acabemos de pagar esta deuda, haremos lo mismo con la siguiente y así sucesivamente.

Al final, además de acabar de manera temprana con todas nuestras deudas, habremos mantenido un nivel de gastos controlado. A partir de ahora, todo ese dinero que dedicábamos al mes a pagar nuestras deudas podemos destinarlo a ahorro, para en un futuro próximo empezar a invertirlo.

Gracias por leer hasta aquí. Si te ha gustado, dímelo en los comentarios. Si crees que le puede ser útil a alguien, compártelo.

Recursos:Vector de Negocios creado por dooder

Otros artículos que te pueden interesar